detractores-cotidianos

DETRACTORES COTIDIANOS DE LA AUTOESTIMA

Existen detractores cotidianos de la autoestima de los niños/as, que la merman, la reducen y la dañan.

Veámoslos para evitarlos y poder proteger así los niños/as, para potenciar su sano desarrollo:

  • La no satisfacción de las necesidades básicas de cariño, cercanía, apoyo y atención.
  • Ignorar los sentimientos de los niños/as, no respondiendo a las llamadas de ayuda, no advirtiendo la expresión de alegría o preocupación, o quitando importancia a las experiencias emocionales de los niños/as.
  • La ridiculización y la humillación con las típicas frases de “Sigues siendo un bebé”….
  • Las temibles comparaciones. “Tu hermano jamás habría…” “Otro niño en tu lugar estaría agradecido por…”
  • La impresión de que lo que se dice no importa.
  • No recibir explicaciones razonables y que las cosas sean “porque lo digo yo”
  • El etiquetado. “todas las chicas sois iguales”, devalúa la individualidad.
  • La sobreprotección, que puede dar lugar a la interpretación de que no se es lo suficientemente válido.
  • El exceso de castigos, que crea la sensación de que se es malo.
  • Ser culpado de un error cometido por una persona a la que se quiere o se respeta. “Fumo porque me alteras y necesito tranquilizarme de algún modo”.

Las consecuencias que la destrucción de la autoestima del niño/a tiene en la vida adulta son graves. Un niño/a cuya autoestima ha sido vapuleada tiene muchas probabilidades de convertirse en una víctima en su edad adulta, creyendo que la vida le deparará desencanto y abusos, sintiéndose impotente para defenderse y buscando unirse a personas semejantes, que confirmarán su opinión de sí mismo/a como perdedor/a. Esperando lo peor, se le pasarán inadvertidas las oportunidades positivas, no pudiendo desarrollar su capacidad para alcanzar la felicidad y el éxito. Del mismo modo, es muy probable que sea un adulto con pocos recursos y pobres habilidades sociales, de manera que  no sepa hablar, actuar y presentarse a sí mismo/a de forma que los demás lo tengan en cuenta y respeten. Se sentirá molesto/a ante los elogios y el aprecio, porque no sabrá aceptarlos de manera positiva.

 

En conclusión, los niños/as a quienes se les merma su autoestima entran en el mundo adulto con menos energía y con menos capacidad para soportar el desgaste normal de la vida emocional adulta y para adquirir cualquier otra capacidad, incluida la económica, imprescindible para ganarse la vida razonablemente.

To Top

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar