Sencillas Fórmulas

Sencillas fórmulas que protegen la autoestima de los niños/as

Las semillas de la autoestima comienzan a crecer y desarrollarse en la infancia, en el momento en el que somos conscientes de nuestra propia existencia, es entonces cuando se forman los rasgos y hábitos básicos de nuestra personalidad.

Muchas formas de la vida cotidiana alteran la conducta natural de los niños/as, de sentirse bien consigo mismos. Es decir, que existen detractores cotidianos de la autoestima, que la merman, la reducen y la dañan.

Asimismo, existen fórmulas que podemos aplicar para cuidar y proteger la autoestima, y fomentar que los niños/as crezcan y maduren con una visión adaptada, realista y positiva.

Diariamente, para los padres/madres/tutores/as y para los profesionales que trabajamos con los niños/as, hay muchas cosas que podemos hacer para proteger y cuidar la autoestima de los niños/as:

 

  • Dirigirnos a los niños/as con la fórmula: “me gustas cuando….” focalizando en su conducta positiva.
  • Descender al nivel de los niños/as para que nuestro tamaño y altura no sea dominante.
  • Hablarles con claridad, adaptándonos a la edad y madurez del niño/a.
  • Escucharles con atención; lo que dicen y nos cuentan nos importa.
  • Estimulando a los niños/as a desarrollar su propia individualidad.
  • Animándoles a cuidar de sí mismos y enseñando las habilidades necesarias para ser independientes.
  • Pedirles una ayuda adecuada (no exigir).
  • Elogiar a los niños/as por sus progresos, grandes y pequeños.
  • Escuchar con respeto su punto de vista.
  • Apoyarlos en momentos de frustración y dejarlos expresar sus sentimientos.
  • Dejar que corran riesgos calculados y aprendan de sus propios errores.
  • Decir “no lo sé” o “lo siento”, en lugar de fingir que como adultos sabemos todas las respuestas o tenemos siempre la razón.

Todos podemos ser personas generadoras de autoestima, que salvaguardemos la autoestima de los pequeños.

 

 

To Top